viernes, 30 de enero de 2015

'Protege tu ilusión' por Ana Belén Panés



En esta época tan revuelta que estamos viviendo, observando a unos y otros líderes de los partidos políticos pensaba en la importancia del liderazgo en las organizaciones.


Es verdad que es muy importante la gestión, pero ¿la gestión sin la pasión…? El líder es un “dispensador de entusiasmo”, el verdadero secreto del líder radica en su capacidad para generar ilusión y experiencias únicas en su equipo.

Algunos, se han olvidado que es necesario generar Ilusión, entre las personas para que éstas les sigan y se comprometan con sus ideas. Es cierto que el entorno no es muy propicio para ello, y menos aún optimista, pero la ilusión es catalizadora de la motivación, del compromiso, de la creatividad, la innovación, la mejora contínua, el desarrollo profesional y el liderazgo de las organizaciones. Lo mejor que tiene la ilusión es que contagia y para inspirar a las personas es necesario emocionarse con lo que uno hace.

En general hemos perdido la ilusión, la ilusión en nosotros mismos y en los demás. Debemos hacer un esfuerzo para recuperarla. La ilusión es lo que nos mantiene vivos, nos ayuda a descubrir posibilidades, la ilusión provoca sentimientos y actitudes que desencadenan procesos beneficiosos tanto físicos como psíquicos.

Me gustaría darte algunos argumentos para pensar y actuar: “Impulsa a tu equipo” tu equipo puede ser tu familia, tu grupo de amigas/os, tu equipo de trabajo, los miembros de una asociación, etc. Sin ilusión no hay mejora contínua, es el fundamento del desarrollo, es el motor. El entusiasmo, esa energía que llevamos dentro, y que nos impulsa a actuar desde la alegría y la confianza para poner en marcha todo aquello que para nosotros es importante.

Si somos capaces de “autogestionarnos bien” podremos influir tanto en nosotros como en nuestro entorno.

Cómo puedes recuperar la ilusión:

1.- ¿Eres capaz de generar confianza en los demás?, si te hicieran las siguientes preguntas qué contestarías ( ¿puedes ayudarme?, ¿te importo?, ¿puedo fiarme de ti?)

2.- Atrévete a probar cosas nuevas. Protege tu ilusión con uñas y dientes, porque es decisiva en tu eficiencia mental y en tu salud física.

3.- No te avergüences de mostrar tu lado “mas emocional”, uno de los obstáculos que nos impiden alcanzar ésta visión general es la actitud implicitamente asumida en el entorno laboral de que la profesionalidad obliga a ignorar las emociones.

4.- Deja de buscar culpables. 

5.- Ten curiosidad, mantener tu capacidad de asombro, de encontrar siempre algo interesante en los demás, déjate sorprender.

6.- Se agradecido/a, si te paras a pensar, probablemente tienes muchos motivos.

7.-Si queremos crear posibilidades , tenemos que minimizar nuestro “ego”, donde entra el ego, llega la escasez, donde llega la generosidad entra la abundancia.

8.-Busca la “experiencia de aprender”, para crecer y mejorar, por encima de “quedar bien”.

9.- Se humilde. Cuanto más alto estés más exigente tendrás que ser contigo mismo en trabajar la humildad ( no existe sólo tu forma de ver la cosas).

10.- Ten claro lo que de verdad importa y enfoca, aprende a decir no a lo que no es tan importante.

11.- Deja de vivir en el miedo y empieza a confiar, es bueno tener un poco de miedo pero hay que dosificarlo, porque el exceso te lleva al bloqueo.

12.- Fíjate en todo lo bueno que hay en ti, no te castigues cuando te equivoques.

13.- Atrévete mucho más y confía en tus posibilidades.Trabaja, creando futuro, visualizando y creando así aspiraciones futuras, porque sólo así conseguirás que se conviertan en realidad.

14.- Haz algo por los demás, no puedes crecer si no ayudas a los demás.

Y como decía Mark Twain “No te alejes de tus ilusiones. Cuando éstas desaparezcan, seguirás existiendo, pero habrás dejado de vivir”, tú mismo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario