lunes, 19 de enero de 2015

19.01.2015... Reflexionando sobre 'personas'...

Comienzo la semana como terminé la anterior: reflexionando sobre las personas. Somos tantos como comportamientos y formas de ser existen en el mundo.



Cada vez me sorprendo más con el comportamiento humano. Esta mañana lo comentaba con un amigo: o nos estamos todos convirtiendo en seres deshumanizados, que vamos cada uno a nuestro aire, o algunos nos hemos quedado fuera de juego o vivimos como en otro planeta.

Es verdad que las personas somos como somos, que ninguno somos igual al otro. Podemos parecernos, tener alguna característica o parecido común, en algún caso incluso complementarnos, pero no ser iguales.

El carácter, la forma de ser, las virtudes y defectos, el olor que desprendemos, los valores, las formas, todo en su conjunto nos convierte en diferentes los unos de los otros. Pero podríamos, al menos, tener un comportamiento similar, basado en unos principios basicamente iguales que sirvieran, como poco, para fortalecernos y enriquecernos espiritual y humanamente unos a otros. No lo hacemos. Huimos cada vez más el uno del otro. Nos hacemos más individualistas y menos solidarios y, esa individualidad, nos va destruyendo como personas poco a poco.

Últimamente compruebo, en unos y en otros, en mi entorno, como personas de las que entendía no otro interés que el humano, muestran con el tiempo que ciertos comportamientos obedecen más al interés particular que al general. A día de hoy, vivido lo vivido, uno tendría que estar acostumbrado. Pero no. Todavía me sorprende. Me seguirá sorprendiendo, incluso asustando,  el comportamiento humano: ese interés, esa ambición desmedida.

En fin, uno es como es. Como digo siempre, lleno de defectos pero con alguna virtud. Me enriquece el estar pendiente de todo el mundo, el tratar de sumar en lugar de separar; me preocupan las personas, la gente. Incluso a veces uno se preocupa más de lo ajeno que de lo propio. Y así le va.

Parece que es lo que toca: que cada uno vaya a su 'bola', a su interés. Terminaremos por darnos cuenta del error.

No hay comentarios:

Publicar un comentario