sábado, 20 de diciembre de 2014

Nos acostumbramos a pensar que no podemos cambiar las cosas, que no podemos recomenzar o resetearnos. No es cierto, podemos cambiar aquello que no nos convence. Recomenzar, volver a empezar las veces que lo queramos. Sólo hay algo imposible de recomenzar: la vida. Pero mientras haya vida... ¿quién nos impide ser?

No hay comentarios:

Publicar un comentario