martes, 2 de diciembre de 2014

Esta claro que nunca hay que confiarse porque siempre, la cosas, pueden ir a peor. Pero tampoco debemos olvidar que, una vez que están mal, sólo pueden ir a mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario