miércoles, 17 de diciembre de 2014

El perdón. Una madre abraza al asesino de su hija.


En ocasiones, hay historias tan extraordinarias que son difíciles de explicar. Un ejemplo es la de esta madre que abraza al asesino de su hija. 

Este es el final feliz de la historia. Para conseguirlo Samundar y la madre de Rani María recorrieron un largo camino que cuenta el documental "En el corazón del asesino”.

CATHERINE MCGILVRAY
Directora, "En el corazón del asesino”
"Esta película nos hace ver que es humanamente posible reaccionar, acoger un punto de vista superior y no devolver mal con el mal sino dar amor y hacer el milagro de cambiar a la persona que tienes delante, que te ha hecho daño”.

El 25 de febrero de 1995 Samundar asestó más de 50 puñaladas a la hermana Rani María. Enfermo de odio, estaba convencido de que los cristianos eran enemigos de los indios. Por eso, mató a la religiosa Rani, muy querida por los más pobres.

"Es nuestra madre”
"Estaba limpiando el campo cuando alguien vino y nos dijo que habían matado a nuestra Rani. Dejé todo y salí corriendo”.

El asesino fue condenado a cadena perpetua. El padre Swami leyó su historia en los periódicos y se propuso conocer su historia. Por eso, lo visitó en la cárcel.

PADRE SWAMI
"La primera vez que le vi estaba lleno de odio y desesperado porque se sentía engañado por los demás. Así se sentía pero cuando le abracé, hubo un gran silencio”
"Le dije que Dios le había perdonado y que nosotros también. También le dije que le aceptaba como mi hermano y que estaría con él toda la vida”.

El padre Swami también hizo posible una reunión entre la hermana de la víctima y el asesino. Pero no fue un encuentro cualquiera. En la fiesta hindú del Raksha Bandhan, la hermana tuvo un gesto con el asesino que les convirtió en hermanos.


CATHERINE MCGILVRAY
Directora, "En el corazón del asesino”
"Significa que, desde ese momento, Samundar se ha convertido en hermano como de sangre de Selmy. Es un gesto increíble, revolucionario. Ella se convierte en hermana de sangre del hombre que ha matado a su hermana”.


PADRE SWAMI
"Dios está vivo y supera nuestras capacidades. Hay cosas que a los hombres nos parecen imposibles que para Él son posibles. Lo creo, creo que Dios está vivo”.

La familia de la monja asesinada pidió la liberación del asesino. Samundar salió de prisión en 2006 reconciliado con sí mismo, con Dios y con la familia de su víctima. La hermana Rani María fue declarada sierva de Dios en 2007 y su proceso de beatificación está en marcha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario