miércoles, 26 de noviembre de 2014

Es curioso pero mientras que los arrogantes quieren ser las estrellas y estar brillando siempre, el humilde sólo se preocupa por crecer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario