viernes, 28 de noviembre de 2014

28.11.2014 Y tú más...

Aquellos que sentimos España, y somos la mayoría, esos que no nos gusta que esto parezca, o llegue a parecer, un corral lleno de gallinas, nos aterra leer y ver lo que estamos contemplando. 
A veces pienso, y comento en mis círculos más íntimos, que da la sensación de que todo esto obedece a una especie de conspiración soterrada que busca romper un sistema que, con sus deficiencias, ha conseguido mantener y colocar nuestro país dónde merecía.



Analizando hoy la prensa, los artículos de todos los medios -de los de allá y acá- sobre el debate de ayer en las Cortes, da más la sensación de estar ante una riña de colegio que ante la discusión de aquellos que tienen la responsabilidad, y deber,  de corregir aquello que no funciona como debería. 

"Y tú más"

Así no. 
Así no se corrige con responsabilidad y buen hacer. El corrupto no es el sistema: son algunas, las pocas, personas que utilizan el sistema en su beneficio. 
No están corruptas las instituciones, ni siquiera las organizaciones políticas, empresariales, sindicales o sociales: se corrompen algunos hombres.

Si quien tiene la responsabilidad de gobernar en estos momentos, ofrece soluciones y propuestas que intentan impedir malos comportamientos, el partido mayoritario de la oposición tiene dos posibilidades: apoyarlas o proponer otras mejores. Si no hace eso, si simplemente se niega por el hecho de negarse, a mi, como ciudadano, lo que me preocupa es que quiera mantener las vías que posibiliten la corrupción por interés. 

Aquél que se corrompe no obedece a ideologías, obedece a sí mismo.

España necesita de un gobierno responsable, creo lo es, defiendo lo es; necesita también de una oposición leal sobre todo en estos momentos en los que peligra este sistema que tanto ha costado. 

Feliz noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario