jueves, 11 de septiembre de 2014

Si los minutos de la vida son versos, hagamos poemas de las horas y poesía del día.

3 comentarios:

  1. Los versos se hacen breves tanto como la poesía, aunque pueden ser muy gratificantes.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha parecido Luís Cernuda impresionante en su manera de expresarse, es magistral su poesía.


    No decía palabras,
    acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
    porque ignoraba que el deseo es una pregunta
    cuya respuesta no existe,
    una hoja cuya rama no existe,
    un mundo cuyo cielo no existe.

    La angustia se abre paso entre los huesos,
    remonta por las venas
    hasta abrirse en la piel,
    surtidores de sueño
    hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

    Un roce al paso,
    una mirada fugaz entre las sombras,
    bastan para que el cuerpo se abra en dos,
    ávido de recibir en sí mismo
    otro cuerpo que sueñe;
    mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
    iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.
    Auque sólo sea una esperanza
    porque el deseo es pregunta cuya respuesta nadie sabe.

    https://www.youtube.com/watch?v=w3XqYslZmxg

    ResponderEliminar
  3. Y D. Fernando Pessoa, ¿ cuantos mundos creo, verdad?.

    EL ESPEJO.

    El espejo refleja bien; no yerra porque no piensa.
    Pensar es esenciálmente errar.
    Errar es esenciálmente estar ciego y sordo

    https://www.youtube.com/watch?v=bAqWQbzFXiQ

    ResponderEliminar