lunes, 28 de julio de 2014

Qué diferencia tan inmensa de hacer algo con entusiasmo, con ilusión, porque te gusta y apasiona, más allá de que salgan bien o mal, a hacerlo con desgana. La desgana suele llevar, irremediablemente, con seguridad, al fracaso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario