martes, 29 de julio de 2014

29.07.2014... de Getafe a Valls!

Llegado de Tarragona, con unas cuantas horas de tren, entre ida y vuelta. Bien, contento, tranquilo, tras unos lentos kms running por Getafe para terminar la jornada.



Hay días en los que el trabajo de uno le hace viajar.  Hoy tuve reunión en Tarragona, a primera hora, con lo que viajé en tren desde que salí de casa en Getafe hasta que volví. Viajar en tren para algunos puede resultar aburrido o pesado, para mí,  estoy seguro para muchos, es algo mas que un verdadero placer: significa algo así como un spá  mental, un método de relajación obligado, uno de esos tiempos en los que no tienes más escapatoria que el pensamiento, la reflexión o la lectura. En mi caso, hoy, me ha acompañado de manera muy satisfactoria 'La vida simple' de Sylvain Tesson. Y digo satisfactoria porque dice mucho de mi momento mental.

Así, cuando llegas y comienzas a hablar con esas personas que conoces y aprecias, de ideología, en este caso, muy diferente a la tuya, sobre esas novedades políticas que últimamente acontecen, te das cuenta que el problema no está en la política, el problema no está en pertenecer a un partido u otro, el problema está en la persona,  en ser hombre y tener un comportamiento de una manera u otra, alejado de valores, alejado de lo simple. Cuando uno se aleja de lo simple corre el peligro de perderse y no saber volver.
Y ea que lo que acontece, políticamente hablando,  es algo más que triste. A veces pienso que no sé cómo la ciudadanía española no sale a la calle en un 'basta ya' popular a ciertos personajes que, mas allá de lo que presuntamente roban, es que tratan de reírse del resto de los humanos de a pie. Esta claro que España es España, los españoles somos los españoles, con nuestras muchas virtudes y algún defecto, pero que no somos gilipollas lo tenemos todos claro.

Las noticias de hoy en la prensa son tan simples como claras: Jaime Matas, PP, entra en la cárcel y el honorable Pujol dice que tiene una especie de herencia multimillonaria que jamás ha declarado. Lo del señor Matas, de mi partido, sabido es lo sabido y conocido,  pero ni ha sido ni será un referente político en la historia de España. El señor Pujol sí lo ha sido.
Mi opinión no merece la pena, es la que es, la de un simple español más. Hoy, en Cataluña, me ha entristecido mucho escuchar a personas militantes de este partido expresar con pena su decepción.  El engaño del señor Pujol a la ciudadania es mayúsculo, posiblemente sin precedentes. El engaño a sus militantes y seguidores es brutal. Mucho me temo, de verdad, que estemos ante el inicio de algo más grave y con consecuencias para la política española mayores. 
No me extraña que los ciudadanos piensen lo que piensan de los políticos. Si no es uno es otro, si no es de un partido es de otro. Y de todos los partidos, ¿cuántos militantes están trabajando voluntariamente por nada? Mientras, otros, que se les cuece la boca de pedir esfuerzos, sacrificios, a los ciudadanos,  andan llevándoselo de una forma u otra , por ahí o por allá.

Me niego a que se generalice. No me cansaré de defender la política. Muchas mujeres y hombres dedican su tiempo al servicio publico. Un servicio honorable, honrado y honesto. Sin política no estaríamos donde estamos ni como estamos. Cierto es, hay unos pocos que, como en otros muchos ámbitos sociales, desprestigian lo que debería ser algo prestigiado y valorado por todos.

1 comentario:

  1. Muy bien, josé Luis, totalmente de acuerdo. Y magnífica definición del tren como "spa" mental (realmente, lo es).

    ResponderEliminar