jueves, 26 de junio de 2014

26.06.2014... Reflexionando sobre la elección directa de cargos por afiliados PP Getafe.


Vengo escuchando desde hace un par de semanas, más o menos, algunos comentarios políticos que me están haciendo reflexionar bastante. La verdad es que no los escucho porque quiera o desee, simplemente me 'obligan' -digamos así- a hacerlo. 

Anda uno perdido en su trajín diario, en sus responsabilidades municipalistas por rincones españoles y en esos proyectos varios, entre culturales y emocionales, que me envuelven. Pero de vez en cuando, en espacios de tiempo casi medidos, aparecen esos personajes getafenses, a los que añoro y aprecio en su mayoría, a contarme el día a día de la política del pueblo, de nuestro pueblo, Getafe. Uno trata siempre de no hacer caso, de esconder la oreja (en mi caso complicado por su magnitud), de poner el oído en off pero, cuando son tantos los que comienzan a contar lo mismo, no queda más remedio que escuchar, entre otras cosas porque formas parte, porque ni has huido ni marchado, y porque, al fin y al cabo, alguna gota de sangre, sudor y -por qué no decirlo- lágrimas, has dejado en estas calles.

Soy de los que defienden y defenderán que al Partido Popular, ahora y siempre, pero más ahora que siempre, lo que le hace falta es más pasión, más comunicación pedagógica, más humanismo y más unión -por no decir lealtades-. Le hace falta a sus dirigentes y nos hace falta a los militantes. Nos hace falta idealismo y humanismo. Nos hace falta creernos lo que somos y hacemos, y olvidarnos de dimes y diretes y críticas destructivas internas. 

Existe un problema importante de comunicación. Lo sabemos no de ahora, de siempre. Pero tal vez el problema no sea del todo el no comunicar bien, sino, también,  el que no queremos escuchar porque no siempre lo que nos cuentan es de nuestro gusto o interés. Difícil es hacer a gusto de todos, ya lo dijo el sabio. 

Desde la clase dirigente no se es capaz de transmitir como se debe a la militancia y la militancia no transmite con credibilidad y pasión al resto de ciudadanos. Si esto ocurre internamente, imaginemos, vemos, comprobamos lo que ocurre externamente. Y esta reflexión vale para la organización  a nivel nacional, regional o  para el Partido Popular a nivel local.

Se puede hacer mucho, se está haciendo mucho y bien, pero hay que comunicarlo de manera constante  y entendible para el ciudadano. Debemos resultar creíbles. Debemos ser audibles y comprensibles
La primera condición para que un ciudadano asimile un mensaje y que éste produzca la reacción que pretende es que se oiga, que se escuche y, para oírse debe llegar claro y con un lenguaje propio de aquellos a los que va dirigido. No hay que inventar ningún modelo de comunicación nuevo, está todo inventado.
En caso contrario vencerá, como casi siempre, la mentira mil veces repetida y convertida en falsa verdad.
Pero hoy no voy a eso. Tiempo habrá. Sigo con lo que iba.



Parece que podría ser, no lo sé, que ese discurso de petición de cambios internos y externos en el partido que tanto predica -con acierto en ocasiones- nuestra presidenta en Madrid, Esperanza Aguirre, comenzará, con eso de predicar con el ejemplo, en la propia Comunidad de Madrid. La verdad que si fuera así yo, sinceramente, lo aplaudiría y creo, también sinceramente, la ciudadanía también. Claro que los cambios nunca deben de ser siguiendo  esa regla tan utilizada y que tanto ha caracterizado a muchos de nuestros responsables políticos: "Te cambio a ti, pero yo me quedo."

Y lo que vengo escuchando además, por cierto, es que podría ser que dentro de ese discurso de renovación, no sólo de estructuras sino de planteamientos, comience a ejemplificarse algo que a los sabedores de esto a veces cuesta creer, aunque sea simple y sencillo: ampliar la democracia interna en el partido.

Ese discurso que siempre ha abanderado la Presidenta del partido en Madrid, -que yo y muchos defenderemos si es real- está siendo acuñado como propio, por dirigentes de nuestro partido que militan en algún distrito madrileño -como el Distrito de Salamanca- y, como es el caso,  por nuestro alcalde de Getafe y actual Presidente del partido en la localidad.

Comentan muchos que el Partido Popular de Getafe no existe, que desde que se consiguió el gobierno y la dirección recayó en el mismo alcalde, no arranca. Yo no lo creo, o quiero no creerlo. El mayor error para cualquier dirigente político, en gobierno u oposición, es olvidarse del partido que le sostiene; olvidarse de sus militantes. Es cierto que la labor municipal absorbe y, dependiendo de la forma física que pueda tener cada uno, cansa más o menos. Es cierto que no es lo mismo dormir en el pueblo dónde el vecino, el afiliado, el votante o no votante, te para por la calle, te saluda, te pregunta o recrimina; que dormir fuera de Getafe y descansar de los problemas. Es cierto que a veces no se puede estar en todos los sitios a la vez, es materialmente imposible; aunque se puede y se debe hacer o intentar. 

No  creo que esté muerto el partido, pero lo cierto es que se comenta y ciertos comentarios, cuando se repiten, no son buenos. El partido, la militancia, está más viva que nunca, eso sí, espera que los gobernantes bajen y hagan eso, lo que deben hacer: más política.

El último comentario que me han hecho y que parece está cogiendo fuerza en el municipio, y es por lo que reflexiono hoy por aquí, es la posible iniciativa de mi compañero y Presidente del partido a nivel local. Parece que al igual que ya hizo NNGG de Madrid -y defendió y también abanderó, el propio líder del PP de Getafe- se podría estar planteando una especie de  Asamblea o Convención Local para la elección de los candidatos a las próximas elecciones municipales. Que los militantes, que los afiliados, todos, uno a uno, puedan elegir a sus representantes en la corporación municipal o el parlamento regional.

Realmente me he quedado pasmado al escuchar esto aunque, por otro lado, es lo que ya se está pidiendo a voces desde varias regiones españolas y, más en concreto, desde la propia Comunidad de Madrid. No es ni más ni menos que lo que pide la actual Presidenta del Partido Popular en nuestra región. Juan Soler siempre ha sido una persona defensora de los planteamientos de la presidenta, muy cercano a ella y, en este caso, simplemente sería llevar a la acción aquello que se predica. 
Él mismo ha defendido esta postura en varias ocasiones y ha hecho declaraciones como que "hay quien cree que las primarias le quitan poder de manejo" y llevaba razón.

Tengo que madurar esta posible iniciativa. Creo puede ser inteligente y, sobre todo, generar esa ilusión y pasión que muchos militantes necesitan. Vivimos en una sociedad que cambia y debemos adaptarnos a ella.

Los resultados en las últimas elecciones europeas en nuestro municipio dejaron patente algo importante: las formaciones de izquierda suman y el Partido Popular resta. Y aquí no vale eso de que si se saca un buen resultado es gracias a mi pero si el resultado es malo es por culpa del otro. No. Todos, en su conjunto, tenemos responsabilidad y culpa. En el peor momento del socialismo getafense, en el peor momento de su candidato, el PP local subió un único concejal. Exactamente igual a lo que venía subiendo en los peores momentos del Partido Popular. La diferencia estuvo en que la hecatombe del PSOE local y la entrada de UPyD nos permitiese gobernar por primera vez Getafe con el apoyo independiente. Una oportunidad histórica demasiado importante como para dejarla marchar. Las elecciones no se ganan, las pierde el que gobierna. 

Si esta idea o propuesta se lleva a cabo en Getafe, será un tanto positivo y de legitimación del actual presidente local. Remover las bases del partido, democratizarlo de abajo a arriba , que cada militante se sienta representado por su concejal es el primer paso para que el ciudadano sienta también el prestigio del político local. 

Hubo un tiempo en el que valían los 'dedazos'. Todos estamos por lo mismo,  el que diga lo contrario miente. La sociedad nos exige cambios y, tal vez, los primeros que tenemos que cambiar somos nosotros.

Lo he escrito muchas veces por aquí, alguna hace poco: hagamoslo de una vez y de verdad. Debemos humanizar la política.

Y sí, si mi Presidente local lo propone, yo le apoyaré: elección directa de cargos por los afiliados. Y si no lo propone y valoro en positivo, lo propondré yo.

Trabajando unidos se puede. 

3 comentarios:

  1. Elección directa y primarias, pero los partícipes honrados, que no vuelvan los amigos del ladrillo y del PSOE que campaban por sus anchas en el PP de Getafe hasta hace apenas un par de años.

    ResponderEliminar
  2. Algunos, querido, no podemos defender según qué cosas viniendo de donde venimos.

    Y me incluyo yo en lo del dedito.

    ResponderEliminar
  3. A Moli de Getafe.
    De seguido repito aquí un extracto de lo que dice José Luís Moreno:
    << Hubo un tiempo en el que valían los 'dedazos'. Todos estamos por lo mismo, el que diga lo contrario miente. La sociedad nos exige cambios y, tal vez, los primeros que tenemos que cambiar somos nosotros.
    Lo he escrito muchas veces por aquí, alguna hace poco: hagámoslo de una vez y de verdad. Debemos
    humanizar la política...................................
    Y sí, si mi Presidente local lo propone, yo le apoyaré: elección directa de cargos por los afiliados. Y si no lo propone y valoro en positivo, lo propondré yo................................................
    Trabajando unidos se puede.>>
    Y tú, Moli, me saltas con: <>
    ¡Apañaos iríamos si así pensásemos todos!, los del dedito y los de no dedito, amigo Moli de Getafe.
    _______
    A tí José Luís: Ánimo y adelante. Eres un valiente.
    Un saludo

    ResponderEliminar