sábado, 19 de abril de 2014

En qué se convierte mi alma
cuando simplemente vislumbro
una sonrisa
escurrida de ese riego sanguíneo
del que soy parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario