miércoles, 5 de febrero de 2014

Cuando la vida deja de ser poesía, se pierde.

1 comentario:

  1. La mentira era una de las armas empleadas por los fariseos; También hoy, en nuestra Sociedad, se emplea para calentar a las bases de las Izquierdas y que salgan al alboroto callejero.
    A quienes mienten, deberían ondearle las orejas como a la bandera cuando le da el viento; Salvo que se trate de mentiras piadosas. Seguro que muchos llevarían el sombrero tapa orejas de invierno también en verano.
    Un abrazo

    ResponderEliminar