Querido hijo...

Todo ese genio y a veces prepotencia, que en tus pocos años te acompaña, con el paso y el poso de la vida, será más limitado.

Comentarios

  1. Es propio de la juventud. Pensemos en la nuestra: ¿A que sí? ¡La fuerza de la juventud que así, como parte de ella, se expresa. Eso, como muchos de nuestros andares por la vida suelo ser común a todos, en mayor o menor medida. La niñez, la juventud, la madurez y la vejez, son épocas distintas por las que todos pasamos cambiando.
    Suele decirse que después de una tormenta llega la serenidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por si te interesa...

El Mala Budista

17.06.2018... Ataraxia.

15.07.2018... A vueltas con las Decisiones.

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

13.07.2018... ¿Poesía...?