Para actuar en libertad, para arriesgar, hay que saber y hay que pensar. Sólo se puede opinar desde el conocimiento y la sabiduría. Una opinión ignorante o una acción no reflexionada nos puede llevar a errar sin necesidad. No es lo mismo cometer errores sin haber evaluado los riesgos que teniendo claro lo que puede suponer.

Comentarios

Por si te interesa...

03.06.2018... Los gestos!

El Mala Budista

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

17.06.2018... Ataraxia.

27.052018... Reflexiones del Camino VI.