domingo, 3 de noviembre de 2013

Hasta para elegir los momentos de hablar uno debe ser inteligente. Dejarse llevar por emociones o rencores puede llevarnos a cometer errores irreparables o, simplemente, hacer daño a quién menos lo merece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario