sábado, 16 de noviembre de 2013

Creo que todos, en algunos momentos, encontramos en nosotros los ejemplos de lo criticable. Por eso, antes de criticar al resto, examinemosnos.

2 comentarios:

  1. Llevas toda la razón, pero hemos de permitirnos contestar 'levemente' a quienes se introducen en lugares de otros —que abren al público su blog— para hacer CRÍTICA DESTRUCTIVA de sus escritos o bien atacar, por medio de sus COMENTARIOS OFENSIVOS, al autor.
    No podemos tampoco ponerles tres mejillas, porque solamente tenemos dos; Jesús nos habló de ponerle la otra, y no hay más. Pero aún así, solamente, no es malo dar contestación a los pájaros de cuentas que como tales se comportan, según sea su comportamiento en cada momento. Independientemente de que siempre estemos dispuestos a olvidar si por lo menos se pidieran disculpas.

    ResponderEliminar
  2. Jose: La tercera de las cuatro fotos que presentabas aquí el Miércoles, 7, en la que el Papa Francisco acariciaba a un hombre aquejado de neurofibromatosis, aparece hoy, nueve días después, en el SEMANARIO CATÓLICO DE NFORMACIÓN: 'ALFA Y OMEGA' que adjunta el Diario ABC. Como te digo, es una de unas de las cuatro. No he tenido necesidad de recortar y guardar, pues ya tengo las cuatro tuyas en lugar donde las veo todos los días.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar