El tiempo da y quita; anda, se mueve y no para. De él aprendemos que o lo vivimos o lo perdemos y, en ese tiempo, que vivimos, descubrimos con quién queremos compartirlo y ser acompañados y quién, por el contrario, nos sobra.

Comentarios

Por si te interesa...

29.04.2018... Y estamos en el Aquí y aquí!

El Mala Budista

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

13.05.2018... Decide por ti!

06.05.2018... Reflexiones del Camino IV.