viernes, 4 de octubre de 2013

El tiempo da y quita; anda, se mueve y no para. De él aprendemos que o lo vivimos o lo perdemos y, en ese tiempo, que vivimos, descubrimos con quién queremos compartirlo y ser acompañados y quién, por el contrario, nos sobra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario