miércoles, 23 de octubre de 2013

Dice Epicuro que...

“El hombre noble se dedica sobre todo a la sabiduría y a la amistad. No hay que pretender filosofar, sino filosofar realmente; pues tampoco necesitamos parecer sanos, sino estar sanos de verdad. Yo preferiría vaticinar, estudiando la naturaleza, lo que es útil a todos los hombres, aun cuando ninguno me comprendiera, antes que recoger la alabanza entusiasta y circunstancial de la mayoría, dejándome influir por vanas opiniones. La amistad recorre la tierra entera anunciándonos a todos que nos despertemos para la felicidad. No sufre más el sabio por su propia tortura que por la tortura de un amigo, y por él está dispuesto a morir. Ni los temerarios ni los cobardes deben considerarse dignos de la amistad; pues, por amor de la amistad, también hay que arriesgar la amistad. El sabio enfrentado a la necesidad sabe mejor dar que recibir. Encuentra así un enorme tesoro en la autarquía. Es necesario liberarse a uno mismo de las cadenas de las ocupaciones cotidianas y de los asuntos políticos. El fruto más importante de la autarquía es la libertad.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario