viernes, 13 de septiembre de 2013

A veces llegamos a creernos nuestros propios defectos como grandes virtudes, eso hace que seamos hombres realmente defectuosos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario