martes, 2 de julio de 2013

Dice el Papa Benedicto XVI que...

“Cuando ya nadie me escucha, Dios todavía me escucha. Cuando ya no puedo hablar con ninguno, ni invocar a nadie, siempre puedo hablar con Dios. Si ya no hay nadie que pueda ayudarme –cuando se trata de una necesidad o de una expectativa que supera la capacidad humana de esperar- Él puede ayudarme. Si me veo relegado a la extrema soledad (…) el que reza nunca está totalmente solo”.

1 comentario:

  1. A través de esta lectura de Benedicto XVI observo algo profundo en él, triste y esperanzador a la vez, que no puedo declarar y de lo que quiero guardar silencio. Pero sí deseo para él la bendición del Padre Celestial que sé ya debe tener.

    ResponderEliminar