Dice el Papa Benedicto XVI que...

“Cuando ya nadie me escucha, Dios todavía me escucha. Cuando ya no puedo hablar con ninguno, ni invocar a nadie, siempre puedo hablar con Dios. Si ya no hay nadie que pueda ayudarme –cuando se trata de una necesidad o de una expectativa que supera la capacidad humana de esperar- Él puede ayudarme. Si me veo relegado a la extrema soledad (…) el que reza nunca está totalmente solo”.

Comentarios

  1. A través de esta lectura de Benedicto XVI observo algo profundo en él, triste y esperanzador a la vez, que no puedo declarar y de lo que quiero guardar silencio. Pero sí deseo para él la bendición del Padre Celestial que sé ya debe tener.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por si te interesa...

El Mala Budista

15.07.2018... A vueltas con las Decisiones.

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

13.07.2018... ¿Poesía...?

08.07.2018... Las preocupaciones.