viernes, 7 de junio de 2013

Querido hijo...

Apunta siempre alto. No tan alto que no puedas llegar pero sí más alto de lo que pudieras cómodamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario