Dice la Biblia que...


«No os amontonéis tesoros en la tierra, donde hay polilla y herrumbre que corroen, y ladrones que socavan y roban. Amontonaos más bien tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que corroan, ni ladrones que socaven y roben. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

»La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará luminoso; pero si tu ojo está malo, todo tu cuerpo estará a oscuras. Y, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué oscuridad habrá!». (Mt 6, 19-23)

Comentarios

Por si te interesa...

29.04.2018... Y estamos en el Aquí y aquí!

El Mala Budista

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

13.05.2018... Decide por ti!

06.05.2018... Reflexiones del Camino IV.