martes, 28 de mayo de 2013

José Tomás, grande, arte. Fotografía de Andrés Lorrio.


2 comentarios:

  1. El toreo es un arte que debió finalizar en el siglo XX. Es el precio que debemos pagar por convivir en una nueva sociedad que disfruta de la facilidad de acceso a la información, de las comunicaciones, de los viajes, de las soluciones de vanguardia de enfermedades, de la cultura.
    En el siglo XXI solo cabe modernidad y avance, no entiende el arte a través del daño y sufrimiento animal.
    La cuestión: ha de ser el propio mundo del toro quien "acabe" con la Fiesta Nacional, de otro modo si la acaban "los otros" será enterrada como una victoria, y eso no es lo que corresponde.

    Dicho sea con todo el respeto al que no opina igual, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. ...Dejemos de participar a la crueldad...
    'Artes' existen muchos, y las corridas no es lo que personalmente llamo a un arte. Por otra parte, José Tomas -a mi entender y según lo que escuché hablar de él- esta 'loco', parece que su valentía roza el deseo de suicidio...

    Creo que si no mataran al toro la final, y no le plantaran las banderillas mientras le torean, podría aceptar las corridas. Eso si seria un arte, el arte de domar la bestia, bestia que metafóricamente tenemos dentro.

    Pero solo es mi opinión.

    Un saludo amigo.

    Marcos

    ResponderEliminar