No dejamos de quejarnos cuanto más dichosos somos. Es como si siempre nos faltara más porque queremos más, porque somos incapaces de saciar nuestro deseo de poseer. Mirando a nuestro alrededor deberíamos sentir vergüenza de nosotros mismos... con qué poco se conforman aquellos que nada tienen.

Comentarios

Por si te interesa...

El Mala Budista

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

17.08.2018... Breves reflexiones de verano...