Las discrepancia debería convertirse en un derecho fundamental. Qué sería de la vida sin 'discrepantes' y/o qué serían las organizaciones, sobre todo las políticas, sin esas personas que discrepan y generan debates abiertos. Siempre he preferido un 'discrepante' educado a un pelota desalmado.

Comentarios

Por si te interesa...

El Mala Budista

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

17.08.2018... Breves reflexiones de verano...