Dejar que campen a su aire nuestras emociones, sin control puede suponer que estemos dejando nuestras acciones en direcciones inadecuadas o simplemente que no decidamos caminar.

Comentarios

Por si te interesa...

El Mala Budista

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

17.08.2018... Breves reflexiones de verano...