jueves, 20 de julio de 2017

Que curioso que tendamos siempre a llevar las cosas al límite, a sentirnos mal para así, tras ello, tener una momentánea buena sensación. Para que algo esté bien, primero ha tenido que estar mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario