miércoles, 1 de marzo de 2017

01.03.2017... Soledades.

De verdad que pasan los días, entre soles y sombras, entre borrascas, nubarrones y cielos despejados, y cada vez tengo más claro que me falta algo. No sé si es tranquilidad, no sé si es paz, no sé si es oxígeno limpio, de campo; no sé si es quietud, espiritualidad. Realmente no sé qué es lo que me falta, pero sí sé que me sobra mucho de lo que voy cargando a las espaldas, proyectos y proyectos, problemas que se amontonan, exigencias, responsabilidades. Porque todo, al final, cansa. ¿Nos exigimos en exceso? A veces sí. El mayor exigente con uno mismo suele ser uno mismo.

Cuanto más se carga uno, más posibilidades tiene de equivocarse o de concluir a medias las cosas.

Uno sabe las veces que se equivoca porque equivocarse es algo innato al hombre. No conozco nadie perfecto y me siento el más imperfecto de los hombres. 

No es bueno hacerse el listo para intentar que otros no vean o noten tus deficiencias. Es en ese momento cuando más vulnerable y estúpido eres.



De nuestras equivocaciones viven otros y de nuestras equivocaciones nos martirizamos nosotros.

A veces, cuando discutes, cuando tratas de defender ciertos razonamientos, alguno te suelta eso de que al final, con tus argumentos te quedarás solo.

"Te vas a quedar solo..." es una frase recurrente que a lo largo de mi vida he escuchado muchas veces. Cuando alguien me dice algo así, normalmente le contesto con una pregunta: ¿por que?

Jamás  obtengo una respuesta lógica o racional.

¿Sólo? ¿Por defender lo que creo, por mi carácter, por mi forma de ser, por decir lo que uno piensa, por no seguir el juego a los demás? 

¿Quedarse solo por ser 'raro'?

Y sí, es en esos momentos, en estos momentos, en los que suelo quedarme solo, porque me apetece, y reflexionar sobre  ¿qué es estar solo? o, sinceramente, ¿por qué para muchos el hecho de estar solo debe se convierte en algo negativo?

¿Qué significa eso de estar solo?
¿Que nadie te apoye?
¿Que nadie te siga?
¿Que nadie te quiera?
¿Que nadie te ame?
¿no tener a nadie?

¿Estar solo es no ser como los demás?
¿No querer ser como los demás quieren que seas?
¿Qué coño quiere decir ese vas a estar solo?

La filosofía nos hace preguntas pero no nos ofrece respuestas. Las respuestas solo son nuestras y cada uno es dueño de las suyas.

Respuestas tenemos todos aunque a veces no queramos respondernos o nos cueste mucho hacerlo.

Creo que tengo necesidad de descargar. Necesidad de caminar por el campo. Necesidad de que mis actos no empeoren la vida de los demás. Necesidad de poesía y paz. Y eso, no es malo.

Normalmente disfruto de la soledad acompañada, esa soledad del silencio en la que te sumerges para encontrarte contigo y meditar. Meditar de tus errores, meditar de tus aciertos, ser humilde con uno mismo que es lo mismo que serlo con los demás.

Me rodea la inmensa compañía de la vida, de la poesía, de esas personas que te enriquecen, de las mariposas con sus sonrisas. A veces te equivocas con quienes menos merecen porque descargas la carga del día a día sobre ellos. Eso sí es un defecto.

Hay soledades perfectas.

1 comentario:

  1. La soledad no sirve para nada. No caigas en el engaño. Otra cosa es que te dejen leer un rato, coño.

    ResponderEliminar