martes, 1 de noviembre de 2016

Somos capaces de estropearnos un día entero por el simple hecho de que algo se descoloque en nuestro orden vital. Una de esas estupideces de aquellos que parecemos programados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario