martes, 1 de diciembre de 2015

No es lo mismo vivir que quemar los días. Los días quemados no quedan, los vividos siempre estarán. ¿Por qué no vivimos un poco más y dejamos de quemar nuestros días?

No hay comentarios:

Publicar un comentario