martes, 1 de septiembre de 2015

Cuando algo no marcha como creemos debería, da la sensación que todo a nuestro alrededor se desordena. Estamos acostumbrados a ir por una vía sin grandes cambios, cualquier alteración de la rutina puede desubicarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario