domingo, 12 de julio de 2015

Decía ayer un amigo que los excesos de lealtad no se pagan. Son momentos en los que parece se pone en valor las mediocridades y los desleales. Y yo añado: ¿no habrá sido siempre así?

No hay comentarios:

Publicar un comentario