miércoles, 8 de abril de 2015

Hay traidores de ideas y traidores personales. Ambos casos son despreciables, pero el más peligroso es el que traiciona ideas y personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario