miércoles, 18 de marzo de 2015

18.03.2015... Los Cansinos!

Pues es verdad que uno llega a casa, tras un día intenso, y espero fructífero, con ansia. Ansia de estar con los suyos, ansia de tomarse una copa de ese buen vino, #versosdArte (publicidad subliminal), mientras cena y ansia  pensar que se ha encontrado con un día festivo, que es mañana.


Tal vez ese ansia, o tranquilidad, es lo que provoca que a la vuelta, en el tren que te trae a Getafe, vaya uno reflexionando sobre todo aquello que le merodea en el cerebro en forma de pensamientos. Normalmente voy leyendo algún libro o algún informe -cuando aprietan las prisas-, pero es verdad que cuando vuelvo cansado y tranquilo, prefiero mirar a todas las personas que como yo vuelven a sus casas y perderme en mil pensamientos.





Esta mañana reflexionaba en mi muro facebook sobre los cansinos. Es verdad que no particularizaba, generalizaba. Cansinos hay en todas partes pero, he de decir, que en mi pueblo, Getafe, parece se han cultivado.




Define la RAE que 'cansino': (De cansar).
1. adj. Dicho de un hombre o de un animal: Que tiene su capacidad de trabajo disminuida por el cansancio.
2. adj. Que por la lentitud y pesadez de los movimientos revela cansancio.
3. adj. And. Cansado, pesado.



Yo me voy a quedar con ese significado que reconoce al cansino como a un pesado.


Hace tiempo escribí por aquí un post que titulé 'Los Miserables'. Se lo dediqué a ciertos personajes, que existen y pululan por ahí, que no dan otro sentido a su vida que el de criticar con malicia a los demás.

Este post podría ser una continuación de aquél, aunque no lo es. Desgraciadamente es posible que haya un tercero. 

En este mundo tiene que haber de todo y el cansinismo es característica de unos pocos acomplejados que en vez de dedicarse a trabajar por el interés general se dedican a enredar por su interés particular. 

Los cansinos son unos tipos curiosos. Su vida es acomplejada y por eso tienen que hacerse notar. Buscan a un valedor con el que hacerse los valientes pero, en cambio, ellos buscan no dar la cara. Todo el mundo los reconoce, no llegan a ser ese miserable cobarde, pero ellos creen que pueden mantenerse en el calor de la guarida del boss

Los cansinos no se cansan nunca. Siempre están con el erre que erre a su película, aunque nadie les haga caso. Normalmente, en su casa, no tienen vida, por eso se desahogan con verdulerías carentes de sentido o que a nadie le importan. 

En fin, como está de moda formar partidos políticos verduleros y populistas, les animo a presentarse a las elecciones cómo Los Cansinos.

En Getafe hay unos cuantos. Me da algo de rabia porque es mi pueblo. Fuera de Getafe hay otros muchos.

Aparecen cada cuatro años. Es como si su indigesto valor fuera o fuese siempre vivir de  los viejos tiempos. Se divierten, algo de lo que me alegro. Cada uno se divierte con lo que quiere o gusta. Otros nos divertimos contemplando su desarrollo vital y, simplemente, esperamos ese 'calentón' que sin duda tendrán.

Y en los últimos tiempos aparecen los 'cachorros'. Los cachorros cansinos son esos que, en cambio, tratan de ganar puntos para sus padrinos. Ni saben, ni conocen, ni viven. Estos son más despreciables todavía aunque, desde este humilde punto de vista, más tontos. Ni siquiera hay que esperar su calentón, viven en su mundo hormonal calenturiento, incapaces de controlarlo. 

La verdad que en lo que a algunos respecta... a lo nuestro. 
Los cansinos, los miserables y todas esas especies en vías de extinción, a lo suyo... tienen su tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario