domingo, 8 de febrero de 2015

08.02.2015... La Tania, el Monedero y Torrente...

Este domingo, fin de la semana, se ha llenado de sol y de momentos agradables. Ideal para comenzar otra semana con las pilas cargadas. 

He vuelto a compartir mi mañana temprana con Clemente, en esos kilómetros running que nos llevan, no sin esfuerzo, pero felices, al Cerro de los Ángeles, repasando y conversando sobre todo eso que nos rodea e interesa, sobre nosotros y lo nuestro, sobre lo de los otros y lo suyo. 

Llevábamos cerca de un mes sin compartir zancadas. Alguna que otra molestia física de uno y otro, los fríos, los compromisos laborales, la vida en general que nos va marcando los momentos, quitando y poniendo. Lo cierto es que lo echábamos de menos. Uno va acostumbrándose a esas salidas de domingo, que se convierten en mucho más que placenteras cuando vas acompañado.

Y así, tras ponernos al día en nuestras cosas, en nuestras vidas, hemos repasado lo que va aconteciendo a nivel social y político en nuestro país. Cada uno con sus opiniones pero coincidentes en lo importante: ¿a dónde vamos a parar?


Y claro, entre zancada y zancada, metro a metro, sudor a sudor, no puedes evitar hablar de todos esos personajes que como salidos de películas, van acaparando la actualidad de nuestro país.

Y es que España es un país que se está convirtiendo en el primer productor de personajes variopintos. Somos un gran país; un inmenso país. Los mejores en mucho. Últimamente creo que también estamos consiguiendo generar una cantidad de personajes que acaparan páginas y páginas de prensa, así como horas y horas de televisión. Y no sé por qué.



No me refiero ahora a la tal Belén Esteban o a los Kiko Rivera o a esa joven llamada Chabelita. No. Me estoy refiriendo a esos últimos personajes que se están apropiando de la actualidad de este país, como si no hubiera otra cosa más importante. Me refiero a los Pablo Iglesias, a los Bárcenas, al tal Francisco Nicolás (conocido socialmente como El Pequeño Nicolás) o a los que aparecen en los últimos días: el tal Monedero o esta señora que se llama Tania Sánchez.


Fíjense que esta última, Tania Sánchez, a la que ciertos medios no hacen más que proporcionarle espacios tanto en televisión como en prensa, su mayor logro personal o en política, parece ser, ha sido descuajaringar la histórica Izquierda Unida de Madrid.

Fíjense lo que es España que, esta señora que se dedica, plató por plató, cada vez que tiene un micrófono delante, a criticar, poner verde, enjuiciar e, incluso, en ocasiones, insultar con bellas palabras y sonrisas provocadas, al resto de políticos, sobre todo a los del Partido Popular, ha estado adjudicando contratos desde la administración pública a su hermano. Lo que 'vulgarmente' se conoce como echando una mano a la familia desde tu condición de responsable público. Vamos que lo que a cualquiera le costaría el puesto, o le obligaría a esconderse en su casa para no sufrir un escarnio público, o todo eso que ella critica, pues resulta que lo hace ella y no pasa absolutamente nada. Casi todo lo contrario, lo justifica.

Pero es que después, sabido esto, la militancia de su partido parece que le perdona todo por ser ella (a los demás no) y la eligen candidata de su formación a la Comunidad de Madrid.

Pero no contenta decide que, como no está a gusto del todo porque ella lo vale, traiciona a los votantes de su militancia, abandona el partido dejándolo hecho unos zorros, para montar otro partido con el que se presentará a las elecciones.

Es verdad que esta señora, que en pocos meses se ha convertido en popular, que además es pareja del señor Iglesias, Pablo Iglesias, pedirá el voto a partir de ahora a los madrileños. Y es verdad que, viendo lo que veo últimamente, alguno o muchos, se lo darán. ¿Por qué? Porque lo moral y éticamente correcto no va con estos señores de la izquierda, sólo es exigible al centro derecha.

Y aparece también otro personaje nuevo: el señor Monedero. Juan Carlos Monedero es líder de ese partido nuevo que se llama Podemos. El señor Monedero se ha dedicado en los últimos meses a exigir, también, limpieza en los partidos políticos contrario al suyo, claro; que se condene con la máxima a los defraudadores.

Bien pues según decía esto este señor, en sus mítines verduleros, se dedicaba a defraudar al estado. Sí, a ese Estado que tanto critican ellos, pero que con esos dineros construye, por ejemplo, universidades o centros de salud públicos.

Este personaje, dirigente de Podemos dio de alta discretamente su nueva empresa Caja de Resistencia Motiva 2 con él como administrador único. Es la sociedad limitada que él quería tener disponible en ese final de otoño y antes del cierre de ejercicio fiscal para poder tributar como Impuesto de Sociedades los 425.150 euros que ingresó por sus trabajos como consultor en diversos países iberoamericanos. Dejó de ser en eso persona física y logró pagar solo 70.000 euros en vez de en torno a 200.000 por IRPF.

¿Montó la sociedad exclusivamente por picardía tributaria? Este señor sabía perfectamente lo que hacía, sin ninguna duda.

Ahora, tras ser descubierto -y horas antes de recibir notificación formal de la Agencia Tributaria- ha terminado presentando una declaración complementaria como si fuera voluntaria para intentar evitar una dura sanción. Su rápida reacción de acordarse de pronto de pagar lo que debe a Hacienda es idéntica a la de la familia Pujol y diversos usuarios de las tarjetas B de Caja Madrid, salvando las distancias entre ellos.

Pero no pasa nada. No es lo mismo Tania Sánchez y Monedero que el resto. No. Para ellos no. Para mi sí. Y para el resto de los ciudadanos también debería ser lo mismo. O es para todos o para ninguno. Las exigencias deben de ser para todos. Si estos personajes continúan en sus organizaciones políticas, se presentan en alguna lista a cualquier tipo de elección, y son votados por la ciudadanía, la culpa no la tendrán ellos, la responsabilidad será de sus votantes.

En fin, es lo que tiene reflexionar mientras corres cerca de 16 kilómetros, respirando oxígeno limpio, por esos lugares que te llenan de paz y espiritualidad.

Y luego, tras preparar y compartir la comida familiar del domingo, de esa familia mía que es la que me aguanta e importa, he compartido una película con mi hijo. ¿Y cuál ha elegido? Pues no podía ser más apropiada para el día: Torrente 5, Operación Eurovegas. 

No soy seguidor de este tipo de cine, ni me gusta ni me hace gracia. Sí me cae bien y me parece un tipo inteligente Santiago Segura. 

En esta quinta entrega nos lleva al futuro de una España con sus típicos y tópicos. Torrente sale de la cárcel y se encuentra aturdido ante una España convulsa y dividida: Cataluña, Podemos, Eurovegas, corrupción... Debe encontrar respuestas en su interior para despejar su confusión, y por ello decide convertirse en un "fuera de la ley". 

En fin, más allá de una comedia, lo que sí es cierto es que me resultaba una imagen fiel de lo que anteriormente hablaba. ¿A dónde vamos?

Y para terminar, en un rato veré la entrevista de Jordi Évole a Esperanza Aguirre. Seguro dará mucho de qué hablar, como últimamente.

Feliz noche y semana...

No hay comentarios:

Publicar un comentario