lunes, 5 de enero de 2015

Querido hijo...

Persigue siempre lo que amas, aunque no sea seguro. Porque ¿qué hay seguro? Seguro no hay nunca nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario