domingo, 4 de enero de 2015

04.01.2015... Exodus. Creer!

Estuvimos ayer disfrutando de una de esas películas que, en mi opinión, humilde y respetable opinión, nos muestra una historia por todos los occidentales conocida, la de Moisés y el pueblo hebreo, y que como tal, más allá de creencias religiosas, hay que reseñar. 
A mi, particularmente, me gustó. Me gustó como todas las películas históricas de acción, en este caso basada en uno de los libros de la Biblia, el Éxodo. 



La película: Exodus: Dioses y reyes, está dirigida por Ridley Scott. Dura 150 min. Entre los actores están Christian Bale (Moisés), Joel Edgerton (Ramsés), John Turturro (Seti), Aaron Paul (Josué), Ben Mendelsohn (Hegep), Sigourney Weaver (Tuya), Ben Kingsley (Nun), María Valverde (Séfora). Guion: Steven Zaillian, Adam Cooper, Bill Collage y Jeffrey Caine.

Nuestra María Valverde hace un papel poco papel. Pero ahí está.

“Exodus: Dioses y reyes” narra la historia de un hombre cuyo coraje desafió a un imperio. El director Ridley Scott da nueva vida a la historia del desafiante líder Moisés y su rebelión contra el faraón Ramsés, liberando a 400.000 esclavos en una épica huida de Egipto tras un terrorífico ciclo de mortíferas plagas.

Como todos saben el libro segundo de la Biblia, el Éxodo, trata de un texto tradicional que narra la esclavitud de los hebreos en el antiguo Egipto y su liberación a través de Moisés, quien los condujo hacia la “Tierra Prometida”.

En el judaísmo, el libro del Éxodo forma parte del canon, encontrándose contenido en la Torá y formando uno de los cinco libros del Pentateuco, que forman la primera parte de la Biblia hebrea.2En el cristianismo, el libro del Éxodo también forma parte del canon y se encuentra en el Antiguo Testamento.

Éxodo proviene del latín exŏdus, y éste del griego ἔξοδος /éksodos/, que significa ‘salida’.

En el judaísmo, el texto tradicional es conocido en hebreo como Shemot (שׁמות), término cuyo significado literal es ‘nombres’.

El principal propósito del Éxodo es mantener vivo en la memoria del pueblo hebreo el relato fundacional de dicho grupo como nación: a partir de la salida de Egipto, una vez libre y dirigiéndose hacia la Tierra Prometida, el pueblo israelita adquirió por primera vez conciencia de su unidad étnica, filosófica, religiosa y nacional, dado que el Libro del Éxodo se refiere a la esclavitud de los hebreos en Egipto y la epopeya que condujo a liberarlos de tal condición, haciendo de ellos un grupo libre, con identidad nacional propia y a su vez provisto de Ley. Significativas, en este contexto fue aquello que Moisés dijo al pueblo israelita:
« Tened memoria de este día, en el cual habéis salido de Egipto, de la casa de servidumbre, pues Yahvé os ha sacado de aquí con mano fuerte; por tanto, no comeréis leudado. Vosotros salís hoy en el mes de Abib.7 [...] Harás esta celebración en este mes. Siete días comerás pan sin leudar, y el séptimo día será fiesta para Yahvé. Por los siete días se comerán los panes sin levadura, y no se verá contigo nada leudado, ni levadura [...]. Y lo contarás en aquel día a tu hijo, diciendo: Se hace esto con motivo de lo que Yahvé hizo conmigo cuando me sacó de Egipto. Y te será como una señal sobre tu mano, y como un memorial delante de tus ojos, para que la ley de Jehová esté en tu boca; por cuanto con mano fuerte te sacó Yahvé de Egipto. Por tanto, tú guardarás este rito en su tiempo de año en año ». Éxodo 13:3-10.8

A partir del citado pasaje bíblico que el pueblo de Israel ha considerado —y aún considera— su obligación el narrar la relato del Éxodo a lo largo de cada celebración pascual. Ello tiene lugar cada Séder de Pésaj, cuando el pueblo de Israel lee y rememora los contenidos que se encuentran expresados en la Hagadá pascual.

He leído este libro de la Biblia en varias ocasiones. Me parece una historia formidable, épica, como diría mi hijo. Cualquiera que lo lea con un mínimo de respeto a un texto que no deja de ser una metáfora, una representación de un pensamiento, que a través de historias, leyendas, más o menos ubicadas en momentos históricos reales, que nos ofrecen un mensaje valorará su belleza mística y poética.

Creo que la película es dura, excesivamente dura, pero bella y llena de mensajes. Ayer, más allá del mensaje religioso -que cada uno pueda entender a su manera- me quedé con el motivador: la superación de un pueblo, la fuerza de voluntad, el compromiso y la fe por encontrar algo mejor que les hiciera sentir su ser.

Si crees en algo, nadie te puede parar. Te encontraras con mil obstáculos, te intentarán echar fuera del camino, cambiarte de idea, pero si tu crees en ello y te comprometes no habrá manera de quitarte tu idea. Y eso te llevará, tarde o temprano a conseguir tu objetivo.

Creer. Qué hermosa palabra. Cuantas veces no nos habremos encontrado nuestra fe en 'algo', lo que sea,  por los suelos. Y cuántas veces ese desánimo nos ha hecho tirar la toalla y desistir del intento. Maldito error. 

Si creemos podemos. Y si podemos lo intentamos. Y solo el fracaso nos hará caer para volver a levantar e intentarlo otra vez. 

Fracasado es aquél que no cree en algo. Fracasado es aquél que no lucha por lo que cree.


No hay comentarios:

Publicar un comentario