domingo, 7 de diciembre de 2014

Educamos a los niños pensando que cuantas más cosas tengan estarán mejor y serán más felices. Con el tiempo he comprendido, y sé que todavía me falta por aprender, que si fuese capaz de ajustar mis deseos materiales a lo necesario para vivir, sería mucho más feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario