martes, 7 de octubre de 2014

'7 enemigos silenciosos' Todd Henry

Estos 7 Enemigos que, sin que te des cuenta, te atraparán en la mediocridad según Todd Henry son:


1- Falta de un Propósito más elevado:


En nuestro trabajo o negocio, existen muchas actividades que no nos gustan. La clave está en entender cuál es el propósito más elevado para poder entender cómo tareas que no nos gustan, se conectan con el propósito que sí nos apasiona.


Salir a vender tu producto o servicio puede ser que no te guste, pero la libertad que causa en tu familia tener un negocio estable sí. Despertarte temprano para hacer ejercicio puede ser que no te guste, pero el ser saludable en el largo plazo sí.

Necesitas conectar las tareas que no te gustan a un propósito más elevado. Si no, te volverás una persona frustrada y negativa y quedarás atado a la mediocridad.

2- Búsqueda de Aburrimiento:

¿Buscar Aburrimiento? La realidad es que muchos lo buscamos de una manera inconsciente. Buscamos el aburrimiento cuando evitamos utilizar nuestro tiempo para la reflexión, para hacernos preguntas trascendentes o para sumergirnos en terrenos desconocidos.

Esto lo podemos ver día a día cuando cada espacio de tiempo que tenemos lo llenamos con revisar nuestro teléfono móvil, nuestro Facebook o cualquier otra cosa similar.

Las grandes ideas y las revelaciones transcendentales suceden cuando abrimos espacio a… pensar. ¿Por qué crees que la mayoría de las ideas suceden cuando estás en la ducha? Esperemos que no inventen un teléfono o un Ipad para la ducha. Ese día se acabarán las ideas que nos quedaban.

3- Enamorarnos de la Zona de Confort.

La zona de confort es el área de lo conocido, de las victorias predecibles. El problema con la zona de confort es que no te permite crecer, no te permite aventurarte a nuevos horizontes.

Existen momentos en la vida donde te vas a enfrentar a una decisión donde puedes mantenerte en lo conocido (y probablemente será la mejor decisión vista desde el ángulo de tus compañeros de trabajo, amigos y familiares) o te arriesgarás a moverte afuera de lo conocido asumiendo estratégicamente algunos riesgos. Ahí es donde está el crecimiento desproporcional.

4- Autoengaño:

El autoengaño es cuando creas una falsa realidad de ti mismo con el objetivo de no enfrentarla. Este tipo de personas sólo se rodea de otros que le dicen lo que le gusta escuchar. No es capaz de evaluar nuevas perspectivas o pedir retroalimentación de forma honesta.

Para esta persona es más fácil crearse una ilusión de la realidad que enfrentarla y trabajar por mejorar.

5- Ego:

El ego es cuando te colocas a ti mismo por encima del equipo o inclusive por encima de lo más grande que puedes contribuir a la humanidad. Someter el ego es entender cuál es el propósito más elevado (punto 1) y entender de que ese propósito es mayor que ti mismo.

Al final, el objetivo es lograr el propósito, no necesariamente ganar de forma personal.

6- Miedo:

Similar al punto #3, el miedo no nos permite aventurarnos a nuevos territorios. Muchas veces manufacturamos miedos irreales para justificar no ejecutar lo que queremos.


7- Aislación Intencional:

Nuestras actitudes en respuesta a otras opiniones y retroalimentación pueden causar dos cosas: o que aprendamos de la diversidad de pensamiento y crezcamos, o que nos aislemos intencionalmente.

Aislarnos tiene un placer inicial que no tiene el abrazar la diversidad: crea un ambiente donde escuchas siempre lo que quieres escuchar.

El problema es que con el tiempo te vas quedando sólo, nunca logras mejorar tus puntos ciegos y terminas fracasando.

Ya para terminar, Todd contó que una vez le preguntaron que cuál era la tierra más costosa del planeta. Luego de pensar en en Manhattan, San Francisco o inclusive lugares como Dubay, esta persona le dijo: Los cementerios.

¿Los cementerios? – Preguntó Todd.

Si, los cementerios – respondió – Los mismos están llenos de historias no contadas, novelas sin escribir y millones de sueños sin cumplir.

Ese día Todd escribió dos palabras en una hoja de papel y la colocó en el centro de su oficina. Sus palabras fueron:
“Muere Vacío”

Él se prometió que, cuando ese día llegara, él habría dado todo de sí. Todo.

Hoy te digo a ti: “Muere Vacío.” Vive una vida donde día a día des todo de ti, no dejes que la mediocridad de atrape y logra tu máximo potencial. Una vida sin remordimientos.

Fuente: Liderazgo Hoy

1 comentario:

  1. Interesantísimo artículo, lo bueno es CRECER aunque se haya podido estar parado entre dos aguas en un puente durante cierto tiempo, la mediocridad mata...aburre...es bien verdad.


    https://www.youtube.com/watch?v=0o8vszqVL2U

    ResponderEliminar