jueves, 18 de septiembre de 2014

18.09.2014... Pedro Sánchez el Populista...

Vi anoche una nueva serie en televisión, 'Broadchurch', de esas que me aparecen por casualidad, que e enganchan incomprensiblemente y no me dejan ponerme a leer hasta que no terminan. Así llevo el día. Ni me gustan las series, ni me gusta la tele pero, en este caso, apareció porque terminé de ver el programa El Hormiguero
Y¿ por qué vi El Hormiguero? Porque entrevistaba a Pedro Sánchez, nuevo Secretario General del PSOE y, sin duda, futuro candidato de esta organización a la Presidencia del Gobierno. Ver por dónde tiran los adversarios es enriquecedor y, desde mi humilde punto de vista, y algo sé de comunicación y de política, debería ser obligatorio. 
Mi opinión, repito, humilde siempre: un acierto. ¿Estuvo bien? No estuvo mal, para el programa en el que estaba, en el horario que estaba y los numerosos espectadores que lo atienden diariamente. Un detalle para mi importante, además de un vocabulario sencillo que muestra a una persona (no olvidemos todo está estudiado al milímetro) aparentemente normal y cercano, en el intermedio, en esas imágenes que ofrecen a cuarto de pantalla, se hizo fotos con todos los presentes que deseaban hacerlo, y me fijé llevaba la camisa por fuera generando todavía más cercanía en los presentes.

Sé lo que dirán muchos compañeros míos: eso son tonterías, la gente no se fija en esas cosas, lo importante es lo que hacemos nosotros, etc, etc, etc. Ok. Así nos va. Fijémonos en la imagen, también estudiada al detalle, de Pablo Iglesias. Fijémonos, de cerca, también, en la imagen, totalmente diferente a la que utilizaba Rubalcaba, del nuevo líder del PSOE, también estudiada al detalle: buscando la cercanía y la aprobación de una base social desencantada con la 'chaqueta azul, camisa blanca o azul clarita y el pantalón gris'.

Pero es que me entero, esta mañana, leyendo los confidenciales, que además ayer llamó a uno de esos programas verdulerofestivos, Sálvame, en directo, para intervenir mientras el presentador criticaba esa sangrienta y cruel tradición celebrada en Tordesillas, con el llamado Toro de la Vega, cuyo alcalde es del PSOE. El señor Sánchez dejó clara su postura, contraria a esta celebración, en directo y en un programa que, desgraciadamente, tiene más espectadores que cualquier telediario en este país. Y debo decirlo: otro nuevo acierto en comunicación.

Todo cambia. Debemos utilizar las redes que están establecidas para comunicarnos con los ciudadanos: jóvenes y no tan jóvenes. Alejarnos de ciertos foros, no estar presentes, enviar a personas inadecuadas o con imagen inadecuada, nos alejan de la realidad y, desde mi punto de vista: lo real es lo que vota y lo irreal, a veces lo que creemos, o se queda en casa o nos critica.

Para mi hay muchas clases de populismos y populistas. Ahora parece que el populismo ha nacido en España con Podemos. No. El populismo nació en España con la izquierda. La izquierda siempre ha sido populista y tan populista es el PSOE, como IU como ahora estos señores de Podemos.  Son maestros de la comunicación política y el engaño. Son capaces de decir que llevan 'marcianos en la mochila' porque entienden que sus oyentes, los ciudadanos españoles, en una mayoría amplia, les hacen creíbles. Pare ellos es muy fácil. Su consigna siempre es la misma: decir, hablar, decir, aunque no sea verdad. Si el oyente quiere, que lo compruebe; si no lo comprueba, termina por creer. 

En este país creemos casi todo, de todos, menos de los serios. A los serios, o los que dicen cosas sensatas o toman iniciativas responsables, les criticamos. ¿Por qué? Porque nos gusta más vivir bien del de enfrente que esforzarnos en vivir mejor de nuestro trabajo y esfuerzo, ni más ni menos.

Y ahora cuidado. Ahora comienzan los populistas y, populistas, hay muchos. 

Comunicación y cercanía. Dejémonos de tecnocracia y hagamos un poco de política. La política de verdad no se hace en el despacho, se hace en las calles y, sobre todo, en los pueblos.

Y ahora sí... a criticar compañeros!!!.

1 comentario:

  1. ¡... con qué buen sentido lo has escrito, y qué razón llevas!.
    Estoy contigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar