martes, 9 de septiembre de 2014

09.09.2014... Garabateando...

Son estos días de mucho trabajo. No encuentro prácticamente momentos para pensar, para repasar cuestiones personales y marcar las líneas de actuación futuras. Septiembre siempre es así. Arranca a toda velocidad y te obliga a coger el ritmo rápidamente o quedas atrás.

Tengo abandonados libros, tengo abandonadas reflexiones, tengo abandonados estudios, tengo abandonado el deporte y vuelvo a tener desorganizado el cuerpo. Despierto temprano pensando en temas pendientes y me doy cuenta que prácticamente son los mismos pensamientos con los que duermo.



Garabateo frases sin sentido en mi cuaderno y algún verso de esos que se pierden en el aire de mis pensamientos cae en sus páginas rayadas.

Tengo reuniones, comidas y cenas diarias. Casi todas las conversaciones son interesantes y vierten la emoción de lo que será un curso político bastante activo. 

Dejamos de amar las cosas como el que deja olvidado algo y no lo recuerda hasta que lo necesita. Amar las cosas, amar los lugares, es lo que les hace únicos. Simplemente es eso lo que nos hace fracasar, el dejar de amar, el dejar de valorar.

Y van pasando los días.

2 comentarios:

  1. Son muy reales sus escritos y pensamientos, vuelvo a decir que mejor lo sencillo y normal que los supuestos resplandores tan falsos, pero sí es verdad que las palabras pueden llevar a engaños también, podríamos escribir y decir palabras bellísimas que no conectasen con nuestros verdaderos pensamientos ni sentimientos.

    Aquí le doy toda la razón: " Amar las cosas, amar los lugares, es lo que les hace únicos"

    ResponderEliminar
  2. Garabatear es necesario y de ahí parten creaciones exquisitas.

    ResponderEliminar