viernes, 11 de julio de 2014

La saturación en la vida es tan nefasta cómo la necesidad, perdemos el valor de las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario