lunes, 7 de abril de 2014

07.04.2014... Esperanza Aguirre en Getafe...

He salido esta mañana de casa mientras amanecía. Un sol inmenso nos ha sorprendido lleno de poesía y avisando, por fin, de que ahora sí, la primavera llega con toda su plenitud. Soy de esos que necesitan la luz del sol, no sé si debido a nacer en ese brillante mes de mayo o, simplemente, que mis biorritmos vitales buscan ese estado para positivarme todavía más. El caso es que comenzar la semana así nos hace agradecer a Dios todavía más la vida y encontrar en cada instante, sea bueno o menos bueno, lo positivo.

Y así el día ha transcurrido entre papeles, correcciones de libros que próximamente editará la Fundación Democracia y Gobierno Local sobre la aplicación de la reforma de la administración que ha llevado a cabo nuestro gobierno, planificación de próximas actividades y algún que otro verso furtivo de ese Pedro Salinas que siempre me acompaña sobre la mesa para que las horas no se hagan inmensas.

No he llegado a casa tarde así que, aprovechando la luz de hoy,  he preferido calzarme las zapatillas y buscar las calles de Getafe corriendo. Ha sido en este momento cuando he recibido la llamada de un compañero de Getafe para preguntarme si me encontraba, o iba a estar, en el acto del partido en el Teatro Federico García Lorca  en el que intervendrían el eurodiputado Santiago Fisas y la presidenta del Partido Popular de Madrid Esperanza Aguirre. Mi sorpresa ha sido mayúscula, mi mal estar también. Mi respuesta a esta persona ha sido equivocada y, tal vez por eso rectifico por aquí. Le he contestado que no me daba tiempo llegar. La verdad: no tenía ni idea, ni sabía, ni he sido convocado.

Los kilómetros de carrera me han servido de desahogo y de reflexión. Evidentemente tampoco es algo que me sorprenda, a uno ya le sorprenden pocas cosas, pero sí es algo que me sigue produciendo pena. Posiblemente uno ha sido, y es, de esas personas que allá por donde pasa no deja de cometer errores. Tengo muy claro que uno ha sido,  es y será, del Partido Popular siempre. Es algo que no hace falta diga ya que, independientemente de ser una persona crítica cuando creo debo serlo, conmigo y con quién sea, continúo teniendo responsabilidades en una organización en la que creo y comparto proyecto político.

Este fin de semana he participado en la Intermunicipal del Partido Popular, soy convocado a todos los actos del partido a nivel nacional y regional, a todos; si no me coinciden, asisto como he hecho siempre. Curiosamente a los actos que organiza mi partido, el Partido Popular de Getafe, del que he sido su presidente durante 12 años (posiblemente el tiempo no te hace ser mejor ni peor, pero es el que ha sido), no puedo asistir porque no soy ni avisado ni convocado.


Me hubiera encantado escuchar a la presidenta de mi partido, Esperanza Aguirre que, más allá de las cuestiones morbosas que ocupan los medios en los últimos días, ha decidido que mi pueblo sea un buen lugar para avanzar, junto al compañero Santiago Fisas, la importancia de votar al Partido Popular en las próximas elecciones europeas.


No es momento de resaltar aquí esfuerzos de unos o de otros para que se esté dónde se está o para que algunos estemos dónde estamos. Yo si agradezco y valoraré siempre el esfuerzo de la militancia, de todos, críticos y afines, del partido popular de Getafe para conseguir que el partido haya conseguido los resultados últimos.

No llego a entender muy bien las intenciones de algunas personas a las que dejamos, o ponemos en sus manos, la responsabilidad de dirigir organizaciones políticas tan importantes como el Partido Popular de Getafe. No puedo decir, ni diré nunca, que yo haya sido ejemplar en ello. Llegué a Getafe como presidente impuesto, a dedo. Me costó integrarme en esos círculos que me veían, de forma justificada, como un intruso. Trasladé a mi familia aquí, me casé aquí, mi hijo es de Getafe y vivo y viviré aquí. Me integré, con más errores que aciertos, porque sólo pensé -tomando decisiones a veces equivocadas, alguna acertada- en sumar, nunca en restar. Cuando pensé había llegado mi hora, que ya no podía aportar más de lo aportado, me marché, creo discretamente, pero no abandoné, ni abandonaré, el que ya es mi pueblo, Getafe. En estos momentos no entiendo ni comprendo por qué alguién se cree con el derecho de intentar que ciertas personas, entre las que me incluyo, no aparezcamos en ningún acto del partido. Creo que esto es totalmente absurdo. Los que estamos estaremos siempre, y siempre habrá, generacionalmente, es algo inevitable, alguna o algún Moreno, algún Sánchez, un Vicente, algún Molinero o García, un Pingarrón o  Rodríguez, un López o Fraile, o Pereira, o Casarrubios o Pérez o Izquierdo o Butragueño... vaya usted a saber qué personas nos sucederán. Tristemente sé quienes no estarán.

Evidentemente no me las he dado nunca de liberal convencido, porque los auténticos liberales, esos elegantes, educados, caballerescos  dandys, políticos con verdadera clase y lealtad a sus ideas, hombres del siglo pasado, ya no existen. Es posible que esos que creen serlo actualmente y que tratan de pervertir ideales y proyectos como los de mi partido en Madrid, también saben que no lo son. Yo prefiero creer y trabajar por una sociedad solidaria y justa, que trate de ayudar a aquellos que más lo necesitan. No es momento de élites sociales ni de individualismos, es momento de solidaridad. No creo que estemos para separar sino para aunar esfuerzos.

No es la primera vez que  ocurre esto. Evidentemente voy a trasladar, porque me creo en el derecho de hacerlo, mi queja a los órganos pertinentes de mi partido. 

En fin, termino este lunes que inicié en positivo, como casi todas las noches, envuelto en algún versículo bíblico. Casualmente abrí por el Eclesiastés 9: 11 que nos dice que "Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos."

4 comentarios:

  1. No es que llegue tarde, simplemente recupero. Recupero el tiempo pasado por estar ensimismado, lo que no da apertura a abrir pensamientos ajenos a cuantos puedan servir para posarte en camino que solo da esperanza al Alma.
    En esta misma fecha se produjo la decisión de quedar quieto para no herirme. Son espacios de tiempo en los que la depresión por cáusa justificada se instala en tu corazón y es probable que por la consecuente actitud, aparentes ser un vago, pero un vago en camino elegido. Desconectas de todo... pero más tarde, cuando notas alivio en tus pensares... recuperas ánimo para pasar a la actividad real que ya se es necesario tener. Hoy ya, gracias a Dios, entro en uno de mis quehaceres cotidianos y me encuentro, haciendo repaso, con varios puntos que me hacen recapacitar.
    ... "En estos momentos no entiendo ni comprendo por qué alguien se cree con el derecho, de intentar que ciertas persona en las que me incluyo, no aparezcamos en ningún acto del partido"... (dices).
    Yo sé el por qué, y tú lo sabrás llegado el momento y por ello lo entenderás. !Quienes operan alejándose de la buena voluntad, no deberían tomar parte en las funciones de un partido político que se propone ser fiel a las virtudes humanas. Sería muy necesario instalar filtros para que por ellos no pudiesen pasar personas no merecedoras de ocupar puestos en nuestro Partido.
    Se han colado muchas personas que hoy se sabe de su verdadero falsear.
    ... Paciencia, Jose, paciencia, que así es nuestra Sociedad.
    Un abrazo,
    J.

    ResponderEliminar
  2. En Getafe y hoy, es mejor estés al margen de movimientos políticos. Así evitarás pasar momentos desagradables y no originados por los venidos, te aseguro que no, sino por parte de los que de tí dependieron.
    Todo llegará, tranquilo y buena letra.
    No solo uno ha pasado por lo que aquí se comenta, y no por eso solamente, sino por hechos que a tí, por quedar al margen físicamente, no te alcanzan.
    Todo lo va aclarando el tiempo y a veces lo contrario.
    El título de tu blog se puede aplicar a los sentimientos de otras personas que contigo estuvieron. Ahora, por ejemplo, lo pongo en práctica poniendo fin a las presentes frases.
    Un abrazo,


    ResponderEliminar
  3. Pregunta a la piara que dejaste ahi, a esos que pusiste sin formación alguna, sin valores, sin demostrarte, y ahora vas y te sorprendes. Culpa tuya Moreno, y no escuchaste a los que te lo dijeron tantas veces en su momento!

    ResponderEliminar
  4. La política no es bonita, pero uno se asombra con estas palabras de un compungido Moreno cuando cosas así y peores le hizo a Pereira cuando él estaba con Palencia moviendo los hilos del PP municipal.

    ResponderEliminar