domingo, 5 de enero de 2014

No dejamos de vivir sin percibir que a menudo estamos muertos. Y así pasan los días, y los años, sin darnos cuenta que estamos estancados. Debemos hacer de cada día una ilusión, un movimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario